Recuerdos del cuaderno: La casa Mary Pesek Pt. 2

El ícono native Tim Rumsey caminó al trabajo la mayoría de los días desde 1987 hasta 2000. Comenzó como una forma de ejercicio, pero siguió haciéndolo por su amor por la tradición native cosechada a través de sus interacciones con la gente en la calle. Comenzó a documentar sus reflexiones y finalmente llenó 53 carteras con sus observaciones. Continúa escribiendo sobre sus observaciones hasta el día de hoy. Aquí hay solo un cuento.
Por Tim Rumsey, MD
Aprendimos en los Recuerdos del mes pasado que la casa Pesek construida en 1917 en Michigan en Erie respiraba elegancia del viejo mundo, algo de misterio y la realeza checa de St. Stan. El tío Cy Pesek fue el arquitecto principal del nuevo St. Stan’s después de que la iglesia de 1934 se quemara hasta los cimientos. La familia Pesek patrocinó dos vitrales, uno para Mary y otro para su amado hermano menor, Tommy. También compraron un banco acquainted. Joseph Kovarek, el tío materno de Mary, fue secretario itinerante del compositor Anton (Sinfonía del Nuevo Mundo) Dvorak. Una litografía gigante enmarcada de Dvorak se exhibió con orgullo en la casa de Pesek. a lápiz por el mismo Maestro.
Recuerde, también, que Paul Johnson, de 59 años, estaba en un hospicio en el hogar de Pesek con su padre adoptivo, Dennis Morgan, y otros tres hombres adoptivos adultos a quienes Dennis todavía llama niños.
Invierno 1997
La llamada de Dennis Morgan llegó tarde en la noche. Teléfono fijo. María se estaba desvaneciendo. ¿Podría bajar?
Por supuesto.
Mary Pesek, de noventa y cinco años, estaba lista para partir. Dwelling Hospice la estaba ayudando.
Le dije a Dennis, 20 minutos, tiempo de caminata.
La noche de invierno fue exquisita. Oscuro y claro, 30 grados. Caía una nieve suave, grande y tranquila. Toda la escena a la luz de las velas.
Verano-Otoño 1989
Mary había estado sola desde la muerte de su madre en 1972. La casa se considera la joya de West seventh. A partir de entonces, sus únicos compañeros fueron los gatos. Mary tuvo dos o tres gatos durante varios años. Más tarde, ocho. Luego 15. ¡Y los salvajes! Eventualmente, Mary gastó todo su dinero en comida para gatos, la cual comió.
Los vecinos intentaron ayudar con el cuidado del césped o saludar hasta que no pudieron. Mary no respondía a su puerta. Por supuesto que se preguntaron acerca de los gatos. Alguien debe haber llamado a la ciudad. La mente y la casa de Mary parecían deteriorarse juntas.
María dejó de pagar las cuentas. Su calefacción fue apagada. Ella soltó el teléfono. Una vez le abrió la puerta a un chico, que pensó que period un ángel, que venía a llevársela. Se llevó algunas joyas y una estatua de marfil.
Eventualmente, 529 Michigan estaba tan cubierto de matorrales, plantas perennes ausentes y molesta flora anexa que su casa ya no period seen desde la calle.
La ciudad finalmente envió a un inspector de vivienda a principios de 1988. Entró y vio a Mary regando con manguera la litografía Dvorak. Ella pensó que la casa estaba en llamas. Grabó lo que pensó que eran al menos 100 gatos internos; con un complete de 150 gatos en el sótano y gatos en el exterior. El olor period el peor que había experimentado en 25 años de inspección de basureros. Su viejo truco de Mentholatum en cada fosa nasal y dos pañuelos sobre la cara fueron inútiles. Vio heces de gato, pelo de gato, huesos de gato. Vio gatos vivos comiendo gatos muertos. Las paredes estaban arañadas y desnudadas. El cableado estaba expuesto y andrajoso. Los libros se habían convertido en confeti. Cincuenta años de periódicos de Praga cuidadosamente ordenados se habían ido. Las alfombras persas estaban empapadas de orina y se estaban desintegrando. Los resortes de los muebles simplemente se cayeron de sus marcos y se asentaron debajo de los esqueletos de sillas y sofás, como su propio excremento.
La casa Pesek fue condenada. Una enfermera de salud pública llevó a Mary al United Hospital, donde nuestros médicos residentes la cuidaron. Se pusieron en marcha las ruedas para finalmente transferir a Mary a un hogar de ancianos y derribar su casa.
La hermana Alice, de St. Stan’s y Betty Moran de West seventh Federation tuvieron otra thought. Recibieron un aplazamiento de un mes para limpiar la casa, deshacerse de los gatos y traer a Mary de regreso a casa con un cuidador interno, Dennis Morgan. Betty se acercó a Bremer Home, una casa de transición para mujeres, para formar un cuerpo voluntario básico.
Voluntarios del barrio y de la Federación se pusieron manos a la obra. Aunque algunos escaparon, la Sociedad Protectora de Animales puso a dormir a 125 gatos caníbales. Otros voluntarios arreglaron la plomería y vendieron el auto viejo de Mary para ponerse al día con el pago de las facturas. La hermana Alice y Betty-plus-tripulación tiraron alfombras y muebles; fregaron y lavaron y luego lo hicieron de nuevo. Pintaron el inside de la casa. Consiguieron algunos muebles de segunda mano. Alice Rivard proporcionó magia de carpintería. Dave Thune y Ed Johnson aserraron el paisaje renegado.
Salvaron la casa Pesek.
La ciudad y el condado quedaron impresionados. María llegó a casa. Dennis se convirtió en un proveedor certificado de cuidado de crianza para adultos. Continuó las mejoras en el hogar, guiado por fotos antiguas. Dos años después, volvió a la vida. Mary perdió la casa por expropiación y Dennis pudo comprar la casa a través de la Federación.
Dennis cuidó mucho a Mary. Paul Johnson y Michael Lee se unieron a la familia adoptiva en la casa de Mary Pesek. Kevin y Kyle llegaron años después.
Conocí oficialmente a Mary y Dennis en una visita a domicilio en 1991 cuando me pidieron que fuera el médico de Mary. Había oído que Mary y la casa se estaban yendo al diablo, y me sorprendió lo hermosa que period. Había fuego en la chimenea. Nuevas alfombras y muebles. Mary estaba muy bien vestida y agradablemente fuera de sí. Tuve que verificar su continua necesidad de cuidado de crianza. Eso no fue difícil de hacer. Ella pensó que period 1950; llamó a Dennis “Tommy” y no dejaba de preguntarle dónde se habían ido los gatos. Me preguntó si quería bailar.
Invierno 1997
Volvamos a la llamada a domicilio para declarar la muerte de Mary Pesek. Me senté con Dennis mientras le acariciaba el brazo.
Llevaba un pijama de satén y yacía sobre sábanas de satén. Ella estaba en paz. Había fuego en la chimenea. Mary estaba en el solarium, en el mismo lugar donde despertaron a su amado hermano, Tommy, en el ataúd.
diciembre 2022
Ahora, 25 años después, Paul Johnson recibió cuidados paliativos en ese mismo hogar. En esta hermosa casa de Amor.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *