¿Mintió la Comisión Boskin sobre la inflación?

Vi partes sustanciales de Stanford conferencia de libertad academica el viernes y un poco el sábado. (No fui porque después de estar en un automóvil, un avión y un autobús por un complete de más de 20 horas para visitar a un amigo en New Hampshire, me dolía la pierna izquierda y no podía imaginarme conduciendo 2 horas hasta Stanford y luego sentado durante horas más).

En common, las partes que vi fueron excelentes. Pensé que algunas de las mejores charlas fueron de Jay Bhattacharya, Tyler Cowen, John Ioannidis, John Hasnas, Peter Arcidiacono y Solveig Gold. La charla de Arcidiacono me recordó un poema maravilloso llamado “Los mandamientos paradójicos”. Publiqué sobre eso hace algunos años. aquí.

Sin embargo, hubo una nota discordante en un discurso de Peter Thiel.

Thiel estaba exponiendo lo que él ve como el fracaso de STEM. Él piensa que simplemente no hemos hecho la cantidad de progreso tecnológico que deberíamos haber hecho en las últimas décadas y lo atribuye, en parte, al fracaso de las universidades en las ciencias duras. No tengo opinión sobre eso; él sabe más que yo sobre el progreso tecnológico y, por lo tanto, puede que tenga razón.

Después de señalar ese punto, afirmó que con un crecimiento económico anual del 4%, muchos de nuestros problemas económicos desaparecerían. Estoy de acuerdo con eso.

Luego dijo que el Comisión Boskin, que fue designado por el Comité de Finanzas del Senado de los EE. UU. a mediados de la década de 1990 para evaluar cuán buena medida es el Índice de Precios al Consumidor, mintió (sus palabras). En lugar de obtener un crecimiento del 4 %, dijo Thiel, manejaron el problema afirmando que un crecimiento del 2 % es realmente un crecimiento del 4 % porque el IPC exagera la inflación al subestimar las mejoras de calidad.

Ellos no mentir. Ese fue un ataque difamatorio de Thiel.

En primer lugar, la Comisión afirmó que el IPC sobrestimaba la inflación en 1,1 puntos porcentuales, no en 2 puntos porcentuales. En segundo lugar, tenía buenos motivos para ello. Luego, mike boskin en realidad sentó las bases para pensar que el IPC exagera sistemáticamente la inflación en 0,8 a 0,9 puntos porcentuales por año. Está dentro “Índices de precios al consumidor” en David R. Henderson, ed., La enciclopedia concisa de economía. Esto es lo que dijo la Comisión en su reporte:

Nuestro Informe provisional del 15 de septiembre de 1995 presentó estimaciones iniciales de sesgos en el IPC. Estimamos que el sesgo common había sido de 1,5 puntos porcentuales por año en los últimos años, pero los cambios en la metodología del IPC que se esperaban de BLS eliminarían hasta 0,5 puntos porcentuales por año de este sesgo, reduciendo el sesgo en el futuro a 1,0 por ciento. punto por año. Ahora hemos revisado nuestras estimaciones para reflejar los cambios en el IPC anunciado por BLS el 29 de marzo de 1996 y nuevas estimaciones del impacto de los sesgos debido a la introducción de nuevos productos y cambios en la calidad de los productos existentes. El BLS ha eliminado parte de este sesgo por un complete de 0,24 puntos porcentuales por año, elevando nuestra estimación del sesgo en el futuro en un cuarto de un punto porcentual. Además, hemos revisado al alza nuestras estimaciones de nuevos productos/sesgo de cambio de calidad en 0,10 puntos porcentuales por año.

Me pierdo un poco en la maleza aquí, pero cualquiera que sea el sesgo exacto, el punto es, con respecto a la afirmación de Thiel, que la Comisión tenía una buena base para sus conclusiones. Además, las mejoras de calidad eran solo una parte de la historia. Otra parte fue el sesgo de sustitución. Otro más fue el sesgo de salida. Boskin lo explica todo aquí. Si hubo un mentiroso, y no digo que lo haya porque no sé si Thiel es simplemente un ignorante, no fue Mike Boskin o la Comisión Boskin.

Thiel terminó esta parte de su discusión diciendo que los economistas estaban diciendo (y estoy citando exactamente como recuerdo) que deberíamos decirle a la abuela que debido a que su teléfono celular es un poco más delgado, eso compensa el hecho de que ella es comer comida para gatos. Lo dejaré para que juzgue si eso se acerca a una conclusión precisa en función de lo que dicen los economistas sobre los cambios de calidad, los nuevos productos, el sesgo de sustitución y el sesgo de salida.

La imagen de arriba es de Mike Boskin.

Divulgación: Durante el cierre extremo del condado de Santa Clara, Mike Boskin tuvo algunas interacciones muy agradables por correo electrónico, hasta el punto en que se convirtió en un amigo.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *